Museo del Juguete

Visita a los Museos de Berazategui: entrar para conocer lo que hay afuera (2018)

El día miércoles 7 de febrero nos cruzamos al lado sur del Conurbano para conocer tres museos que, sabíamos, tenían mucho para contarnos. Los equipos de los Museos de Berazategui, a cargo de su director Leonardo Casado, nos recibieron con mates y bizcochitos, y nos acompañaron durante todo el día en el descubrimiento de estos tres espacios que, lo íbamos a saber después, son una puerta de entrada a descubrir el barrio, su historia y su comunidad.

En el caso del Museo Histórico, el primero que recorrimos, sus objetos y archivos donados y/o restaurados por vecinos se suman a las distintas salas dedicadas al vidrio, elemento constitutivo de la identidad y la historia barrial. Es que Berazategui es la Capital Nacional del Vidrio porque en su conformación tiene un gran protagonismo la megafábrica Rigolleau, que además albergó curiosidades como haber tenido una escuela de oficios, un ateneo de educación artística y un centro de experimentación de arte en vidrio… ¡todo dentro del parque fabril! Piezas industriales conviven con piezas de arte producidas en el contexto de la fábrica, y con obras contemporáneas de alumnos de la Escuela Municipal del Vidrio que funciona en el mismo complejo que el museo.

El segundo espacio que visitamos fue el Museo del Golf Roberto de Vicenzo, un lugar que asume con mucho compromiso el doble desafío de visibilizar la historia de este golfista, vecino y personaje ilustre de Ranelagh, y de conectarla con la realidad del barrio específico donde el museo está emplazado. Así, el Museo dialoga a la vez con dos territorios distanciados, y lo hace a la manera de su personaje: desde las raíces a las hazañas pero ida y vuelta, con humildad, humanamente.

Por último (y después de que Berazategui desplegara su potencia comunitaria para ayudarnos a solucionar un desperfecto técnico en el auto que nos había llevado hasta allá), pudimos finalmente llegar a la mágica casa-taller de César Bustillo, en la localidad de Plátanos. Este lugar único, inimaginable, refuerza la sensibilidad de un artista local cuya línea poética tiene que ver fuertemente con su vínculo con la tierra, con lo natural, pero esa tierra y eso natural no es el mundo: es el barrio.

Como línea general nos llevamos la impresión de que los Museos de Berazategui son muy diferentes entre sí, pero tienen un factor en común: al entrar a cada una de las casas, se accede al significado del afuera. Son más puerta que claustro. Son museos donde los espacios y objetos son relevantes, pero lo son mucho más por el contexto, porque hablan de una historia que sólo puede conocerse ahí, una historia pequeña y gigante, historias a escala humana de un lugar en el Conurbano Bonaerense. Los Museos de Berazategui comunican, tanto al “visitante” como al “local”, una épica y una identidad barrial. Además, siempre están abiertos a sumar nuevas voces y miradas, a mostrar las maravillas que son, hacen y dicen las personas que habitan y construyen la comunidad local.

Por todo esto, nos encantan. Gracias de nuevo, por renovar nuestro entusiasmo por hacer de nuestros museos públicos municipales espacios comunitarios y de calidad.

 

IMG_20180207_122721282-min IMG_20180207_122109917_HDR-min IMG_20180207_121552785-min IMG_20180207_121310161-min IMG_20180207_115926594-min IMG_20180207_115741463-min IMG_20180207_114415291-min WhatsApp Image 2018-02-07 at 6.11.15 PM (1)-min IMG_20180207_162937409-min IMG_20180207_162607934-min IMG_20180207_162204785-min IMG_20180207_134416781-min IMG_20180207_134311534-min IMG_20180207_125404561_HDR-min