Museo del Juguete

Salas para Desplegar- Yoyos en madera

El domingo 13 de Octubre en el taller Salas para Desplegar nos dedicamos a la construcción de un juguete que ya es un clásico de clásicos: el yoyo.

Este sencillo juguete se remonta a siglos atrás. Algunos historiadores lo vinculan a los objetos de adivinación, mientras que otrxs lo ubican dentro de cierto tipo de armas arrojadizas. Como con muchos de estos juguetes tradicionales, es muy difícil asegurar una fecha o una locación exacta para su invención. ¿Podría el yoyó haber surgido en varios lugares a la vez? Quizás…

Hay quienes dicen que su origen se ubica en la antigua China. En la recepción del Museo podemos observar una imagen ampliada de una vasija de cerámica griega. En ella vemos a un joven jugando al yoyo, ¡en el siglo V a.C.!

Siglos más tarde, durante la Revolución Francesa y la etapa napoleónica, cobró nuevamente mucha fama en Francia y Gran Bretaña como entretenimiento de las personas adultas de la aristocracia.

Paulatinamente fue convirtiéndose también en un favorito entre niños y niñas.  Hoy en día se realizan campeonatos y exhibiciones donde jugadorxs avanzadxs realizan todo tipo de destrezas con su yoyo

En las vitrinas de la sala Jugar con Nada / Jugar con Todo podes observar distintos yoyos del siglo XX como el Bronco  o los famosos yoyos marca Russell, quienes en la década de los 80´s se asociaron con  The Coca-Cola Company y lanzaron esta línea de yoyos en paralelo a toda una serie de giras internacionales con demostraciones de la mano de expertxs.

En el taller del pasado domingo, grandes y chicxs trabajaron codo a codo para ensamblar las piezas sin utilizar adhesivos, lijar, decorar y finalmente testear sus creaciones.

SALAS PARA DESPLEFAR- YOYOS (4) SALAS PARA DESPLEFAR- YOYOS (1) SALAS PARA DESPLEFAR- YOYOS (2) SALAS PARA DESPLEFAR- YOYOS (3) SALAS PARA DESPLEFAR- YOYOS (7) SALAS PARA DESPLEFAR- YOYOS (6) SALAS PARA DESPLEFAR- YOYOS (10) SALAS PARA DESPLEFAR- YOYOS (8) SALAS PARA DESPLEFAR- YOYOS (9) SALAS PARA DESPLEFAR- YOYOS (5)

Agradecemos especialmente la colaboración del área técnica del Museo en la planificación y diseño de esta actividad, y de Franco -uno de los alumnos de 1º de la EEST Nº1- que cortó y torneó las piezas de madera y fibrofácil necesarias para que nuestros yoyos tuvieran materiales de calidad.