Museo del Juguete

Juguetes y rulemanes, en tiempo pasado y presente

en la sala IMG_20170709_153401 (2) IMG_20170709_153526 (2) IMG_20170709_154507 (2) taller spinner tallereando tobi

El domingo 9 de julio en el taller Salas para desplegar dimos lugar a una iniciativa y propuesta de dos chicos de nuestro barrio, Tobías (12) y Nahuel (12) -visitantes asiduos del Museo-, e invitamos a dialogar con nuestras vitrinas a un juguete que últimamente anda mucho dando vueltas por ahí: el spinner.

Tobías trajo esta idea al Museo después de haber visto videos en YouTube en donde enseñaban a construir spinners con rulemanes, tornillos y tuercas. Vio que era sencillo, que se podía hacer con cosas cotidianas, e intuyó que en el Museo, además de escuchar y tomar en serio las propuestas de los niñxs, podíamos acceder a embarcarnos en  una aventura de taller semejante. Además, por supuesto, él también quería construir el suyo.

Así fue que este domingo nos convocamos chicxs y grandes para ver de qué están hechos y cómo se usan estos juguetes giratorios. Refugiados de la tormenta en la sala Jugar con nada/Jugar con todoy apelando a la memoria lúdica de cada generación, recorrimos varios juguetes que tienen rulemanes, como el skate, la patineta, los patines y el clásico “carrito de rulemanes”. Encontramos también muchos juguetes que comparten con el spinner su capacidad de girar sin parar, como el trompo, el ula-ula, el diábolo, los aros de la bici, ¡incluso el yo-yo! La mayoría de los spinners que hoy andan dando vueltas entre manos, recreos y bolsillos de guardapolvos, fueron hechos en China, pero también los podemos hacer en casa o en el Museo.  Así que finalmente pusimos manos a la obra para construir el propio. Y… ¡a girar!

El Museo del Juguete trabaja sobre los juguetes y su historia, poniéndolos en valor como patrimonio, pero también busca incentivar el desarrollo de una mirada crítica sobre el lugar que ocupan en la sociedad actual, como objetos de consumo. En ese sentido, en muchas de nuestras acciones y actividades buscamos desplazar el foco del objeto-juguete hacia el juego, del objeto de consumo hacia el  objeto cualquiera que deviene juguete gracias a la imaginación, a la transformación del juego o a la acción de la creatividad y las manos a la obra de una experiencia de taller, que nos envalentona a burlar al mercado para construir nuestro propio juguete en lugar de salir a comprarlo.

Como museo buscamos tender puentes entre el pasado y el presente, valorar el pensamiento y el modo infantil de ver el mundo, darle voz, promover el juego como derecho y la libertad e igualdad de oportunidades para jugar. Trabajamos cada día para construir un espacio relevante para la comunidad, un lugar de referencia en relación al juego y los juguetes, no sólo para los coleccionistas y los niños y niñas de ayer que encuentran pedacitos de su infancia en nuestra colección, sino también para los niños y niñas de hoy, un espacio de resonancia de la cultura infantil actual. Por eso, no íbamos a desaprovechar semejante oportunidad de que un rulemán nos ponga a girar en la ronda a distintas generaciones entre experiencias lúdicas y juguetes del pasado y del presente.