Museo del Juguete

De visita en el Tríptico de la Infancia y Plataforma Lavarden (Rosario)

El sábado 5 y el domingo 6 de agosto el equipo del Museo del Juguete estuvo de visita en Rosario. Fue un viaje/experiencia de formación, con el objetivo de recorrer el Tríptico de la Infancia y la Plataforma Lavarden, que dependen de la Secretaría de Cultura y Educación y del Ministerio de Innovación y Cultura de Santa Fe, respectivamente. Se trata de espacios públicos muy inspiradores para nuestro trabajo en el Museo del Juguete, porque están dirigidos a chicos y grandes, con propuestas basadas en el juego, la imaginación y la creación que contribuyen a repensar el espacio público y las políticas públicas de infancia.

_DSC0032 _DSC0061 _DSC0096 _DSC0117 _DSC0122 _DSC0138

¿Se pueden crear espacios públicos destinados al juego, al encuentro y la convivencia?

¿Es posible construir un proyecto de acción y transformación social a partir de los chicos para llegar a toda la ciudadanía?

¿Cómo pensar una propuesta donde el tránsito no sea lineal y el viaje y el desvío puedan ser recuperados en el aprendizaje y el disfrute?

¿Hay un modo de poner en acto, en objeto, color, la forma de estar en el mundo de un niño?

¿Cómo integrar las operaciones creativas y los múltiples lenguajes en una fuerte apuesta por el mundo poético?

De esas y otras preguntas, que son la carta de presentación del Tríptico, surgen La Granja de la Infancia, El Jardín de los Niños y La Isla de los Inventos, preguntas que nos interpelan, nos atraviesan y mueven también el trabajo que lleva adelante el Museo del Juguete; preguntas que son a su vez un punto de partida, un faro que orienta en el camino  y un destino al cual nos dirigimos. En nuestro caso, el patrimonio de juegos y juguetes, y los diversos aspectos que los atraviesan y que nos impulsan en distintas direcciones (el juego, la identidad y la herencia cultural, la crianza, la educación, la transmisión de valores, la reflexión sobre prejuicios y estereotipos de género) son también el punto de partida para abordar cuestiones referidas a la infancia, a la construcción de lo público, a los niños y niñas y sus derechos.

_DSC0348 DSCN4402 DSCN4413 DSCN4436 DSCN4446para crear tu propio perfume

Entre sábado y domingo fuimos visitantes, nos dejamos llevar por la invitación a sumergirse en los variados mundos materiales,  simbólicos y poéticos para hacer, imaginar, crear y asombrarse, que cada espacio propone.

En todos los espacios aprendimos sobre la potencia de resignificar lugares y arquitecturas que supieron tener otras funciones (un hotel, una estación de tren, un zoológico, una planta de tratamiento de basura) en espacios culturales públicos, que apuntan a transformar la ciudad para hacerla más vivible, más inspiradora; una ciudad que invita a pensar, a generar un actitud crítica, proponer, crear y soñar.

DSCN4380 _DSC0267 DSCN4333 _DSC0168 _DSC0348DSCN4366

También tuvimos la oportunidad de conversar con los equipos de trabajo sobre cómo surgió, cómo se hicieron y cómo se sostienen día a día estos espacios. Nos desborda la gratitud por el cálido recibimiento que tuvimos de parte de ellos.

DSCN4356 _DSC0233 _DSC0226 _DSC0201 DSCN4364

En La granja de la Infancia nos dieron como obsequio un carpincho hecho con tejidos de totora que fueron tejiendo los visitantes. Porque en La Granja, como en los distintos espacios del Tríptico, los visitantes van, se suman a una ronda, tejen un ratito y se van; no se llevan lo que hacen, porque ese tejer es dar, es ser parte de algo más grande, que se teje entre todos y que se lo llevarán otros, otro día, o quizás ellos mismos en algún otro momento; un poco como el Museo o como el espacio público, que lo vamos construyendo entre todos para que lo disfruten otros, todos, y también nosotros.

DSCN4377 _DSC0287 _DSC0311

Transcribimos el mensaje que acompaña este obsequio: “Las manos que tejen, traman sueños y unen su esfuerzo por un deseo compartido. De la misma manera, cuando emprendemos un viaje, trazamos caminos con los otros, y al andar, el inmenso universo deja en nosotros su huella.”

Sin duda, este viaje es fruto y semilla de esfuerzos unidos por un deseo compartido y estos kilómetros que anduvimos, el camino que fuimos trazando juntos, como los lugares que conocimos y las conversaciones que tuvimos dejaron su huella en este equipo.